top of page
  • Foto del escritorSandra Abella

ACEITES ESENCIALES

La estimulación olfativa a través de la inhalación de aceites esenciales, desencadena en el hombre efectos psicológicos que afectan a las emociones y el estado de ánimo, con la ventaja que tienen mejor tolerancia que los fármacos convencionales empleados en tratamietos de ansiedad, insomnio y depresión, y no producen dependencia.


Los efectos pueden verse prácticamente al instante, depende de su mayor o menor absorción y capacidad para atravesar la barrera hematoencefálica.

el sentido del olfato está relacionado con el sistema límbico, responsable de nuestras respuestas emocionales, el aprendizaje y la memoria.


Los olores evocan recuerdos y estos a su vez generan respuestas modificando nuestro estado o comportamiento además de nuestros reflejos.


Los compuestos de los aceites esenciales llegan a zonas específicas del cerebro donde interactuan con diferentes tipos de receptores (colinérgicos, gabaérgicos, glutamatérgicos), canales iónicos y enzimas (acetilcolinesterasa, adenilato ciclasa) y producirán una variedad de actividades farmacolçogicas y efectos de tipo psicológicos.


El olfato es el sistema sensorial humano más primitivo, desde el punto de vista evolutivo, y el sentido que tenemos más desarrollado al nacer.

Además las neuronas olfatorias son la únicas que se comunican con el SNC directamente desde el medio externo.

La amígdala relaciona un aroma con una emoción y el hipocampo con un recuerdo en la memoria.

Por este motivo, los olores evocan recuerdos vividos que generan respuestas vegetativas en el organismo, que pueden influir en la liberación de neurotransmisores (serotonina, dopamina o noradrenalina), en el sistema endocrino (cortisol, hormonas sexuales, insulina) o en la función inmunitaria (CD47CD8, actividad células NK).


En general, los aceites esenciales son bien tolerados y seguros en las dosis terapéuticas recomendadas, presentan una incidencia muy baja de efectos secundarios y no provocan dependencia.

Por lo que estos, pueden constituir un recurso terapeutico a tener en cuenta para el tratamiento del estres, la ansiedad, el insomnio y la depresión, entre otras afecciones.


2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page