top of page
  • Foto del escritorSandra Abella

AURICULOTERAPIA

El ser humano, por naturaleza, busca sentirse bien o no sentirse enfermo. Las enfermedades, independientemente de la época en que se viva, están presentes. Las formas de diagnosticarlas, curarlas y prevenirlas pueden ser distintas en cada tiempo y espacio en que le toca vivir al ser humano.


La auriculoterapia no es un tratamiento nuevo. Es posible que sea uno de los más antiguos en la historia de la humanidad, y su origen, aun en pleno siglo XXI, permanece desconocido. Se sabe, sin embargo, que fue utilizado por persas, egipcios, vedas y gitanos, y se considera que China es el país que tiene más documentos por escrito del tema: el libro Chong Chang Ching (960-1279), por ejemplo, menciona el diagnóstico por la inspección de la oreja y la curación de un traumatismo violento.

En occidente se alude a que Hipócrates, padre de la medicina occidental, usaba este tratamiento “para tratar casos de impotencia sexual, tal vez sea éste el primer antecedente en la medicina occidental” (LIPSZYC, 1989).


En el siglo XVII, Lazare Rivière utilizaba la aplicación de aceite detrás del conducto auditivo para dolores dentales; en el XVIII, el Dr. Antonio M. Valsalva, investigador del oído, describió algunas partes del pabellón auricular que pueden ser utilizadas para lograr anestesia dentaria; el francés Dr. Paul Nogier, durante el siglo XX (1951), fue el primero en escribir un tratado de auriculoterapia que incluía “el mapa o cartograma auricular” (LIPSZYC, 1989) en el que se especifica, en

forma detallada y a través de puntos, cómo se distribuyen los diferentes órganos que componen el cuerpo humano en el pabellón auricular. Se considera que a partir de este mapa nació la auriculoterapia científica.


Auriculoterapia es una palabra que deriva del griego terapia, que significa curar,

y de latín aurícula, que quiere decir oreja. La oreja está considerada como un microcosmo del ser humano, en el que se representa la mente, el cuerpo y todas las funciones del hombre.

Es decir, está relacionada con cada parte del cuerpo, y con cada función de cada uno de los órganos que están en el cuerpo: la parte posterior de la oreja se relaciona con la parte posterior del cuerpo, y así, ambos son una unidad que no puede ser separada.

La auriculoterapia tiene como ventajas que es de amplio uso, de respuesta casi

inmediata, de manejo simple y con pocas reacciones secundarias, además de que no necesita de instrumentos especiales ni espacios exclusivos. Otras ventajas son que no altera la apariencia, es económica, y “se utiliza para el diagnóstico, tratamiento y prevención de más de 200 enfermedades internas, propias de la mujer, en los niños y de aquellas que requieren intervención quirúrgica” (HUANG, 2002).





1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page