top of page
  • Foto del escritorSandra Abella

“EL CEREBRO ES EL QUE OYE”

Los sonidos binaurales podrían ser buenos para cultivar el bienestar por la sencilla razón de que contribuyen un ritual.

Las personas experimentan beneficios al escuchar estos sonidos mientras realizan alguna actividad o para dejar de realizarla y relajarse. Pero para que esto funcione, la clave esta en la frecuencia con la que expones tus oídos a estos sonidos.


Los sonidos binaurales esconden un complejo proceso neuronal que reacciona a la electricidad que éstos producen. El cerebro es estimulado por las frecuencias y la sincronía de estos sonidos y por lo tanto responde a ello, ya sea con reflejos o mediante un alto nivel cognitivo.


Los sonidos binaurales parten del hecho de que el oído derecho y el izquierdo reciben un tono de frecuencia ligeramente diferente, pero el cerebro, por su parte, los percibe como un solo tono, uno más acelerado y singularmente placentero.


¿CÓMO FUNCIONAN LOS SONIDOS BINAURALES?


Se trata de tonos o frecuencias específicas, diferenciadas por magnitudes pequeñas individuales en cada oído. Un ejemplo sería, escuchar en un oído frecuencia de 300Hz y en el otro de 310Hz, lo que hace al cerebro interpretar un sonido tridimensional, o ilusorio, de 10Hz.

El cerebro lo creará a partir de estímulos y de intentar “sincronizarse” a las frecuencias expuestas. El cerebro también produce sus propias ondas, con un mayor impacto en nuestras vidas de lo que podríamos creer.


Casi 100 billones de neuronas son electricidad pura, estas células interconectadas transmiten información y generan los impulsos eléctricos nerviosos.

Lo que hacemos a diario hace variar estas ondas eléctricas, por lo tanto, podríamos estimular el cerebro más o menos a voluntad.


En la especie humana pensar, sentir, ver, comprender, tener hambre o enamorarse, por citar algunos ejemplos de actividad psíquica, son acciones que se producen gracias al sistema nervioso, fundamentalmente por la acción de su parte central: el cerebro. Las emociones y los sentimientos no pueden existir sin las células nerviosas del cerebro, sin el conjunto de reacciones químicas y de movimientos celulares que en ellas se generan. Los fenómenos mentales son el resultado de un conjunto de actividades moleculares altamente organizadas llevadas a cabo por las células nerviosas.


Un cambio en la conducta o en estado de ánimo comporta un cambio en la química cerebral. A la inversa una alteración interna, o inducida externamente, de la química cerebral supone una modificación conductual o anímica.

No se trata de hacer un reduccionismo de actividades humanas tan complejas como tener ilusiones, planificar el futuro, autoreflexionar, etc, a la bioquímica de las células del cerebro.

Tan sólo se afirma que todo eso no es posible sin el cerebro y que la alteración de su funcionamiento tiene un impacto fundamental sobre esas conductas y vivencias de la persona.


Una persona puede padecer una grave enfermedad mental porque se ve afectada alguna parte de sus células nerviosas, pero igualmente puede enfermar porque su existencia es un continuo fracaso y una fuente de padecimiento.


LA MEJORA DEL ESTADO DE ÁNIMO Y LA RELAJACIÓN

Cuando escuchamos sonidos binaurales durante 10 minutos diarios, en una frecuencia de 6 Hz, podemos mejorar nuestro estado de ánimo. Esta frecuencia genera en nuestro cerebro una sensación similar a una sesión de meditación.

Por lo tanto, la persona se encuentra relajada, receptiva al entorno y con la sensación de serenidad y equilibrio, capaz de potenciar la motivación y la positividad.


EL SONIDO BINAURAL Y LAS ONDAS CEREBRALES

Los estados de las ondas cerebrales afectan el pensamiento, el comportamiento y las emociones:

  • La ondas delta (0,5-3 Hz) son lentas y se asocian con él sueño profundo, la meditación y la sanación. El sonido binaural delta es relajante y es ideal para el sueño.

  • Las ondas theta (3-8 Hz) producen varios beneficios desde reducción de la ansiedad, hasta disminución de dolores crónicos. Las ondas cerebrales se asocian con el sueño, la memoria a corto plazo y el estado meditativo.

  • Las ondas alfa (8-12 Hz) pertenecen al estado de calma del cerebro consciente. Mejoran la función cerebral durante las tareas de memoria de trabajo, aumentando la creatividad en algunas personas.

  • Las ondas beta (12-38 Hz) corresponden al estado de pensamiento activo y vigilia. Asociadas con resolución de problemas, pensamiento complejo, habilidades motoras, entusiasmo y razonamiento en la vida cotidiana. También se comprobó que el sonido binaural beta mejora el ánimo, el rendimiento y aumenta la memoria a largo plazo.

Los Sonidos Binaurales se pueden utilizar para cambiar la frecuencia de las ondas cerebrales predominantes en un proceso llamado arrastre de onda cerebral. Se ha dicho que al cambiar la frecuencia de las ondas cerebrales predominantes del cerebro se puede sentir beneficios como:

  • Reducir el stress.

  • Eliminar el dolor.

  • Eliminar la ansiedad.

  • Relajación.

  • Dormir.

  • Estados alterados de conciencia.

  • Estímulos parecidos a medicamentos y drogas.

  • Recordar sueños.

  • Incrementar la creatividad

  • Mejoras en la salud. Y más...

La música es un estado vibracional que tiene la capacidad de elevar y modificar nuestro estado de conciencia.

Hagamos uso de ella y experimentemos la transformación.







13 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page